La Navidad ya está aquí y con ella además del espíritu navideño, una cesta de la compra muy muy pesada. Tanto, que convierte el primer mes del año en un auténtico suplicio para muchas familias. Regalos, comida, más regalos, más comida… ¡Es un no parar!, y aunque bien es cierto que es inevitable que nuestro presupuesto de diciembre aumente por encima de lo normal, tampoco tiene que ser necesariamente una ruina.

Precisamente por eso, para que puedas disfrutar de la Navidad sin temer la Cuesta de Enero, nos hemos propuesto enseñarte cómo a través de estos consejos y cambiando algunos hábitos, la Navidad puede ser un mes de ilusión, alegría y sueños tanto para ti como para tus cuentas.

Amigo Invisible. Es una opción muy económica y además de lo más divertida. Hay familias muy numerosas y al final muchas veces no puedes hacer un regalo en condiciones. Lo mejor, organizar un amigo invisible entre todos y quedar un día para dároslo. ¡Puede ser muy divertido!

gif_gremlins

Organiza cenas y comidas de “traje”. Sí, sí, ¡de traje! Yo traje vino, yo traje el postre, yo traje el picoteo, yo traje las uvas… Cada uno colabora y pone su granito de arena para que no tengas tú que llevar todo el peso de la celebración

de61a5e6-d3a6-401b-8694-3bf7cf10d562

La planificación es otra de esas claves para ahorrar y dosificar el gasto a lo largo del año. Más que un truco se trata de un hábito que debes poner en práctica en tu día a día. Con ello conseguirás un doble efecto: reducir considerablemente la cuesta de enero y comprar regalos fuera de la temporada y mucho más barato. Ten en cuenta que cuanto más esperes en Navidad, todo va subiendo de precio.

big2

Al hilo de la planificación, también puedes aprovechar las rebajas y fechas con descuentos. Días como el Black Friday, Cybermonday u otras promociones de grandes almacenes y tiendas son una ocasión perfecta para aprovechar y comprar regalos pensando ya en Navidad.

giphy

Hacer listas es otro de los típicos consejos que siempre damos para ahorrar. Suena muy repetitivo y básico, pero… ¿cuántas veces has ido al súper y al no llevar lista de la compra te has llevado más cosas de las que realmente buscabas y necesitabas?
Lleva un control de lo que gastas, categoriza los gastos, etiquétalos, etc. La clave es tenerlo bien organizado para que puedas conocer de un vistazo como van las cuentas. Para eso puedes hacerlo en papel como a la vieja usanza o por medio de aplicaciones como mooverang, que te ayuda a gestionar tus finanzas, a ahorrar con contenidos exclusivos y personalizados, y así puedes empezar a vivir mejor.

eyes-wide-shut

0 COMENTARIOS

DEJAR COMENTARIO