Todos, alguna vez, hemos tenido una idea para hacer en casa. Que si reutilizar unas tablas y hacer algo rústico, aprovechar las cajas de frutas, palés, convertir tarros de conservas en bonitas lámparas como si tuviera luciérnagas atrapadas o en simples vasos para batidos.

La creatividad no tiene límites. Sin embargo, los límites nos los ponemos nosotros mismos y, por una razón u otra, dejamos de hacer realidad esas ideas. Pero claro, ¿y lo que te habrías ahorrado reutilizando tal o cual cosa en lugar de comprarte una hecha en otro lugar (y mucho más cara9? Así es como nace la moda del DIY que, seguramente, habrás visto u oído hablar de ello en muchos sitios. Y es que, para quien no lo sepa, DIY no es otra cosa sino que el acrónimo de Do it yourself. Dicho de otro modo: hazlo tú mismo.

Y es que, no hay que ser tampoco muy manitas para hacer cosas chulas. La típica caja de frutas con fondo, por ejemplo, puede convertirse en un revistero, una mesita de noche o, si agrupas muchas, en un mueble enorme para colocar muchas cosas. Y lo mejor de todo, ¡solo hay que lijar un poco! A veces ni eso. También, si quieres, puedes pintarlas. Esto, que parece una broma, se vende en muchas tiendas, y no precisamente baratas. De hecho, incluso si tu no las quieres para ti, puedes hasta hacerlas tú y venderlas por Wallapop, eBay u otro sitio web similar.

Lo mismo pasa con los palés. Quizás algo más complicados a la hora de adaptar como mueble en casa, los palés son relativamente fáciles de encontrar y puedes usarlos para un montón de cosas. Como somier para un colchón, cabecero de una cama, mesa de centro en el salón, sillón o tumbona en el jardín… ¡Hay infinidad de opciones y no todas tienen porqué ser muy elaboradas y complicadas! Además, hoy en día en Internet se pueden encontrar tutoriales para todo. Seguro que hay alguno que te ayuda.

No solo sobre muebles va esto del DIY. Tarros de cristal para vasos, lámparas, candelabros…. Organizadores con tablas de madera, felicitaciones de cumpleaños, Navidad o San Valentín, pulseras y collares… en fin, un montón de cosas e ideas con las que puedes ahorrar mucho dinero si das rienda suelta a tu imaginación y derribas esos límites que te pones tú mismo.

0 COMENTARIOS

DEJAR COMENTARIO