+
Aunque nuestros posts siempre son optimistas, hoy no tenemos buenas noticias que contaros y no nos habría gustado tener que escribir este post pero tenemos que hacerlo. Y es que en mooverang cerramos nuestra actividad comercial después de casi tres años en España y más de 100.000 usuarios. Ha sido un camino lleno de buenos momentos que hemos recorrido junto a todos los que nos habéis ayudado a mejorar cada día y a hacer de mooverang el mejor servicio de economía personal posible. ¡Gr...
+

Puede que no te acuerdes, pero el año pasado, justo por estas fechas, ganamos uno de los cinco premios que Paris Fintech Forum otorgó entre más de 79 empresas del sector Fintech de todo el mundo. Un reconocimiento a ese fuerte compromiso que tenemos en mooverang hacia la sociedad y a esa vocación de querer cambiar las cosas y mejorar la vida de los consumidores. Y claro, después de una magnífica experiencia en uno de los eventos Fintech más importantes del mundo, ¡no podíamos faltar en esta nueva edición de Paris Fintech Forum!

+

Algo rojo, un elefante con la trompa para arriba, un búho, nada de amarillo y mucho menos gatos negros. Muchísima gente se despide y empieza año haciendo caso a un montón de tótems de la buena suerte y/o supersticiones. Que si un año de felicidad, este nuevo año me echo novi@, que por favor te den un ascenso, valor para dejarlo todo y empezar de cero en algún sitio nuevo, me compro un piso, una planta o un perro… Lo bueno de acabar el año es que el que comienza, “partes de cero”. Y eso hace que, cada año, nos lancemos con nuevos propósitos para empezar mejor que nunca.

 

+

Otro año más, ¡la Navidad se nos ha echado encima! Volvemos a casa por Navidad, nos hinchamos a comer turrón y polvorones, hacer regalos indiscriminadamente y, cómo no, a discutir de política (que además este año ha estado de lo más cargadito). La mayoría sucumbimos a este ambiente de buenrollismo y estamos más alegres de lo normal. Es lo que tienen estas fechas, el mundo se dulcifica por unos días y, hasta esas comidas familiares tan pesadas se hacen más llevaderas.