+

Típico que te vas de viaje y cuando vuelves y te pones a hacer las cuentas te echas irremediablemente las manos a la cabeza. Sí, te lo has pasado muy bien pero se te ha ido la mano con los gastos. ¿La consecuencia? Empieza un rompecabezas en tus cuentas para volver a los números verdes. Sin embargo, no siempre tiene por qué ser así. Está claro que depende mucho del carácter de cada persona, pero con un poco de planificación y estos truquillos, cualquiera puede irse de viaje, no andar con el puño cerrado y, además, disfrutarlo.

+

Que ir al cine es caro lo sabe cualquiera. El precio de la entrada, las palomitas, refrescos, chuches… ¡y eso sin tener en cuenta el desplazamiento! Si, además, queremos acudir a una sesión en 3D… mejor empezar a ahorrar. Con este panorama, normal que muchos hayan optado por la solución más económica: no ir al cine. Sin embargo, tampoco hay que quedarse sin disfrutar del cine, es posible ir y reducir su coste. Y si no, ¡atento a estos truquillos!

+

De sobra es conocido que hoy en día los electrodomésticos y otros aparatos electrónicos duran mucho menos de lo que lo solían hacer. El mundo de los ordenadores no es ajeno a esta tendencia. Sin embargo, además de la parte más técnica de durabilidad, está la parte interna de calidad, capacidad y espacio. Y es que, con los nuevos programas que van saliendo cada año, la capacidad, sistema operativo, etc., de un ordenador queda obsoleto mucho más rápido de lo que nos gustaría.