+

De sobra es conocido que hoy en día los electrodomésticos y otros aparatos electrónicos duran mucho menos de lo que lo solían hacer. El mundo de los ordenadores no es ajeno a esta tendencia. Sin embargo, además de la parte más técnica de durabilidad, está la parte interna de calidad, capacidad y espacio. Y es que, con los nuevos programas que van saliendo cada año, la capacidad, sistema operativo, etc., de un ordenador queda obsoleto mucho más rápido de lo que nos gustaría.