+

Si te ves envuelto en un siniestro, da igual del tipo que sea, lo principal es tratar de minimizar los daños en la medida de lo posible. Por eso mismo, es importante saber cómo reaccionar ante un siniestro. No sólo ya por el mero hecho de evitar que las consecuencias de éste se agraven, sino porque el propio seguro que tengas contratado puede que te ponga pegas cuando solicites que cubra los daños ocasionados. Sobre todo, si estos podían haber sido evitados.

+

La tecnología mola sí, pero también tiene sus peligros. Seguro que si has perdido alguna vez tu móvil u ordenador te habrá dado un vuelco al corazón. No hablamos ya del coste económico, sino de los propios datos y toda la información que guardabas en el dispositivo. Pues imagínate que de repente, un día cualquiera, no consigues acceder a tu ordenador. La contraseña no la has cambiado pero… ¡drama!, te han secuestrado el ordenador.

+

Cuando nos vamos de viaje y tenemos que coger un avión, a muchos nos surge siempre una duda o dilema: transporte público, taxi o pido un favor y que me lleven en coche. Está claro que si podemos, tiramos de los contactos personales, pero no siempre se puede y tampoco vas a abusar. Además, a veces los horarios no lo ponen fácil para pedir favores.

+

Mucho se ha hablado el pasado año sobre Apple Watch. Primero sobre su llegada, luego sobre si molaba o no, si era práctico o no, si era un reloj o un accesorio del teléfono…. Sin embargo, nosotros vamos a a lo que nos interesa: la productividad y ahorrar. Y es que, si el teléfono ya ha supuesto una auténtica revolución con todas las apps y funciones que hace, el reloj no iba a ser menos, y tiene un potencial enorme para seguir ayudándonos a mejorar nuestra calidad de vida, ahorrar más, ser más productivos y a empezar a vivir mejor.